Historia

La Diócesis San Bartolomé de Chillán fue creada por el Papa Pío XI el 18 de octubre de 1925, mediante la Bula Notabiliter Aucto. Junto con este acto, fueron creados los Obispados de Linares y Temuco gracias a la petición del Obispo de Concepción de la época, monseñor Gilberto Fuenzalida Guzmán; y del nuncio apostólico en Chile y arzobispo de Cesárea, Benedetto Aloisi Masella. Antes de esa fecha, en 1916 el Obispo de Concepción de la época, monseñor Luis Enrique Izquierdo, la había decretado Gobernación Eclesiástica dependiente del obispado penquista.

“En primer lugar separamos del territorio de la dicha Diócesis la parte que comprende toda la provincia de Ñuble y los departamentos de Cauquenes, Chanco e Itata, de la provincia de Maule, con veintidós parroquias, y en ella erigimos la Diócesis de Chillán, llamada así por la ciudad de Chillán, con sede episcopal en la misma ciudad, y elevamos su Iglesia parroquial de San Bartolomé Apóstol a la dignidad de Iglesia Catedral”, señala el documento.

En 1963 las Parroquias de Curanipe, Chanco, Sauzal y Pocillas se separaron de la Diócesis de Chillán y fueron sumadas al Obispado de Linares.

En 1925, al crearse la Diócesis de san Bartolomé de Chillán, su gobernador eclesiástico, Martín Rücker Sotomayor, pasó a ser su primer Obispo hasta su muerte acaecida en 1935.

Le sucedieron: Jorge Larraín Cotapos (1937-1955); Eladio Vicuña Aránguiz (1955-1974); Francisco José Cox Huneeus (1975-1981); José Alberto Jara Franzoy (1982-2006); Carlos Eduardo Pellegrin Barrera (2006-2018) y su actual Administrador Apostólico Pbro. Sergio Pérez de Arce Arriagada SS.CC. desde el 21 de septiembre de 2018.